Category

TRATAMIENTOS FACIALES

evitar y tratar el acne

CÓMO EVITAR Y TRATAR EL ACNÉ: CUIDADOS ESPECÍFICOS

De | CONSEJOS, TRATAMIENTOS FACIALES | No hay comentarios

 

Granitos, espinillas, puntos negros…. es uno de los problemas más comunes a cualquier edad. La solución pasa por algo más que por tratamientos cutáneos puntuales y requiere alta dosis de constancia, por eso el Dr. Cerrud te aporta los mejores consejos para tratar el acné desde todos los ámbitos.

Qué es el acné

Es la afección cutánea más común, y se caracteriza por diferentes tipos de “granitos”: puntos negros (comedones), espinillas blancas, los clásicos granos o barros y pápulas rojas e inflamadas. El acné en la cara es el más común, pero a veces puede aparecer también en el cuello, hombros y espalda. Suele hacer acto de presencia en la adolescencia, pero muchas veces se prolonga en la juventud o incluso vuelve a aparecer años después en la edad adulta.

 

Causas del acné

Antes de tratar el acné hay que conocer sus causas: en general, los granitos aparecen cuando los poros de la superficie se obstruyen, sea por la cantidad de sebo que segrega la propia piel o por sustancias que aplicamos encima. Lo más común es que el acné en la cara aparezca por la mezcla entre los aceites naturales y las células muertas acumuladas en la capa superficial. Pero los brotes se pueden producir por más motivos, desde cambios hormonales (los más difíciles de combatir), el mal uso de las cremas, algunos medicamentos, el sudor, la humedad, o la dieta.

Cuando hablamos de acné adulto, suele tener relación con las hormonas y el estrés, y tratar el acné resulta en este caso más difícil…pero ojo, no imposible.

 

Tratar el acné con medicina estética

Será tu médico especialista de la piel y la estética quien mejor te recomiende qué protocolos seguir para evitar y tratar el acné, en función del tipo, el estado y la intensidad. En cualquier caso, estos son los que a priori mejor combatirán el problema, y que puedes encontrar en la consulta del Dr. Cerrud:

Peelings: El peeling medico de tipo superficial a base de alfahidroxiácidos como el salicílico es perfecto también para renovar el cutis de una forma nada invasiva, simplemente aplicando un preparado sobre el rostro y dejándolo actuar unos minutos en consulta. A la vez que trata el acné de la cara, el peeling o pelado mejora las marcas o manchitas, estimula el colágeno y alisa el tono, a la vez que aumenta la hidratación. Desde 1 sesión, según necesidades.

Absolutely Flawless: El tratamiento anti-acné y anti-manchas por excelencia, el más completo: combina peeling personalizado con mesoterapia revitalizante (vitaminas, oligoelementos, minerales) y mascarilla, mediante una fórmula totalmente a medida. Desde 1 sesión.

Dermapen: Una especie de “bolígrafo” con finísimas agujas que penetran a nivel dermis produciendo micro-heridas capaces de regenerar la piel, eliminar marquitas del acné y formar nuevo colágeno. Es un tratamiento rápido, eficaz y totalmente seguro. 1-3 sesiones.

 

Cómo tratar el acné con cosmética

Combatir el acné pasa siempre por un primer paso de higiene máxima: de poco sirve utilizar los mejores productos si toqueteamos los granitos con las manos sucias, o no seguimos una buena rutina de limpieza. Comienza con un jabón suave limpiador, que no sea astringente para que no cause sequedad ni produzca un efecto rebote. Si lo necesitas pueden ayudarte los limpiadores que incluyen ácido salicílico o benzoyl. Hazlo mañana y noche, y prosigue con una hidratante específica, con la textura más adecuada. ¿Las indicadas para tratar el acné de la cara? Los geles, fluidos, sérum o cremas ligeras.

Es importante que tires de un exfoliante una o dos veces por semana para mantener la afección a raya: humedece el rostro, realiza movimientos suaves circulares evitando el contorno de los ojos y los labios y aclara. ¿Mascarillas? Las purificantes pueden irte bien, pero sin abusar, por ejemplo las de arcillas. ¿Las de carbón activo, que están tan de moda? Depende: algunas son demasiado astringentes y pueden incluso al eliminarlas llevarse parte de la epidermis, así que fíjate tanto en los ingredientes como en la forma de aplicación y el tiempo de exposición. En cualquier caso, siempre es aconsejable que sea un médico profesional quien te asesore sobre la mejor forma de tratar el acné en casa.

 

Dieta para el acné

Para evitar y tratar el acné, la base parte de la lógica: comer sano. Es decir, una buena dosis de verdura, fruta, proteínas de calidad (pollo, pescado, huevos, pavo) y cereales preferentemente de grano entero. ¿El chocolate, al que tanto se ha demonizado? No existen estudios que determinen que es perjudicial, aunque sí lo es la grasa saturada que contiene cualquiera que no sea negro, así que te recomendamos el cacao puro, que además, es altamente antioxidante. Respeto a los lácteos, aquí hay algunos estudios que sí relacionan el exceso de consumo con la aparición de esta afección, así que tómalos con moderación (y por el mismo sentido común que mencionábamos, evita la nata o la mantequilla). También la bollería y la comida procesada debería estar bajo control, porque disparan el índice glucémico, y esto puede empeorarlo; Puntualizamos: no porque incrementen directamente la grasa generada por el cutis, pero sí porque pueden aumentar la inflamación del mismo.

 

Lo que jamás debo hacer…

 

Manipular los granitos.

Dejar el pelo suelto y sin lavar: es fundamental también la higiene capilar.

Utilizar cremas con base de aceite.

Prescindir de hidratantes por pensar que empeorarán el problema: la piel necesita agua.

Dar rienda suelta al estrés, porque dispara la cortisona, y esta “revoluciona” el cutis.

Dormir poco, porque a su vez, produce un estrés del organismo y también del cutis.

Excederte con las grasas saturadas.

Ser caótico en tus hábitos: La constancia es la mejor arma a la hora de seguir un tratamiento para el acné en la cara; es decir, una rutina cosmética en la que nunca falte la higiene, la hidratación adecuada y los activos que el especialista médico te recomiende.

 

cuidar la piel del sol en verano

CUIDAR LA PIEL DEL SOL EN VERANO: 5 CLAVES

De | TRATAMIENTOS CORPORALES, TRATAMIENTOS FACIALES | No hay comentarios

¿Cuántas veces ocurre que pasamos del ritmo frenético del día a día a vernos de golpe en la hamaca y disfrutando de las vacaciones sin haber preparado ni la mente ni el cuerpo para ese stop vital? ¡Ya estamos otra vez en modo holidays y nos ha pillado el toro con todo! Pensemos en el órgano más grande de nuestro cuerpo: Cuidar la piel del sol supone un 80% del éxito en la prevención del envejecimiento, además de protegernos frente a otros daños peores, como el cáncer de piel. Así que toma nota de cómo hacerlo este verano para lucir un bronceado seguro y una tez cuidada en 5 claves o tips.

 

¿Cómo preparar la piel para el sol?

 Esta pregunta, en un mundo ideal, se respondería rápido: mimándola durante todo el año. Pero como queremos ser realistas, te proponemos que al menos empieces los meses previos a ponerla a punto:

Di sí a los peelings, porque renuevan el cutis, lo regeneran y eliminan las células muertas, de manera que el bronceado será más uniforme y bonito, tratan las manchas, las marquitas y mejoran la textura. Si piensas en cuidar la piel del sol en primavera, puedes probar un peeling de tipo superficial y por tanto menos agresivo, que te permitirá no “pelarte” ni permanecer días encerrada en casa, como los que realiza el Dr. Leo Cerrud, a base de alfahidroxiácidos adaptados a cada caso (mandélico, salicílico, glicólico, pirúvico, etc). La opción B, en caso de que no te decidas por el peeling médico, es que uses en casa un exfoliante suave una o dos veces por semana.

Sigue una dieta rica en antioxidantes y betacarotenos: Es importante que los meses previos, de cara a cuidar la piel del sol, incluyas en tu dieta frutas y verduras de gran poder antioxidante, pues te ayudarán a prevenir la oxidación producida por los radicales libres (la radiación solar genera gran cantidad de ellos), y también los que contengan betacarotenos, precursores del bronceado: entre estos últimos, los favoritos son las zanahorias, el tomate, los albaricoque o  los melocotones, y en cuanto a los antioxidantes obtenidos en la mesa, sobre todo elige frutas y verduras de temporada ricas en vitamina C: cítricos, fresas, sandía, verduras de hoja verde o pimientos. El seguir una dieta “pro-bronceado saludable” te ayudará a evitar ese indeseable momento cara quemada por el sol (o cuerpo).

 

Cuidar la piel del sol: antioxidantes + tu fotoprotector ideal

Apúntante a los sérum o concentrados con antioxidantes (Vitamina C y E), ya que incluyen la mejor defensa contra los radicales libres, protegen la epidermis y aumentan sus defensas, mejoran el tono, añaden luz y difuminan las líneas de expresión. Cuidar la piel del sol pasa siempre por usar antioxidantes, que también pueden ir incluidos en la crema posterior, mascarillas, tónicos, esencias, etc.

-Tu fotoprotector ideal: Fíjate en tu fototiopo: ¿Qué tono tiene tu piel? ¿Se enrojece con facilidad o se broncea? ¿De qué color son tu pelo y tus ojos? En función del fototipo (I el más claro, VI el más oscuro), deberás escoger el factor de protección, pero siempre ten en cuenta una máxima: lo ideal es un fotoprotector alto (no menor de SPF30), y los primeros días de sol debes extremar las precauciones para evitar el efecto cara quemada por el sol: aplícalo antes de salir de casa en buena cantidad, reaplica cada dos horas y evita las horas de la comida y la siesta.

 

Cuidar la piel del sol: cara y cuerpo 

¿Utilizo un mismo producto para el rostro y el cuerpo? No. Piensa que la piel de tu cara tiene problemas diferentes, y que te preocupan más que en otras zonas: manchas, arrugas, flacidez. Por eso, al cuidar la piel bajo el sol es preferible escoger un fotoprotector facial rico en agentes antienvejecimiento además de en protección solar de amplio espectro, y para el cuerpo, uno que puede ser menos específico (no suele aclararse que es para el cuerpo, a diferencia del facial), aunque te sugerimos que elijas aquel que prolongue el bronceado. ¿Estás pensando en los productos para después del sol? Hoy en día existen after-sun específicamente para el rostro, con activos anti-aging y texturas adaptadas, y otros más genéricos.

 

Productos para después del sol

¿Sirve cualquier crema hidratante como after-sun? Rotundamente no. Aunque te hayas centrado en cuidar la piel del sol y protegerla debidamente, seguramente al terminar las vacaciones la encuentres deshidratada por culpa de la misma radiación, de la brisa de la playa, del cloro o de los baños constantes, así que escoge productos para después del sol capaces de reparar los daños producidos: fíjate en aquellos con vitaminas, ceramidas que retengan el agua, agentes nutritivos que suavicen y otros calmantes, como el Aloe Vera.

También te recomendamos (solo cuando hayas vuelto de vacaciones, aunque ya te daremos más tips en un futuro post)  que vuelvas al peeling y alguna sesión de mesoterapia revitalizante, como el tratamiento Luminosity del Dr. Cerrud.

 

Cuidar la piel del sol el resto del año

Nunca hay que llegar a tener la piel de la cara quemada por el sol, ni la del cuerpo. ¡Evítalo a toda costa!. Y para eso es importante extremar precauciones el resto del año. La protección solar no es solo un gesto para las vacaciones, ojo, sino una prioridad los 365 días. En invierno se puede utilizar un SPF menos alto, sobre todo si no vamos a hacer mucha vida al aire libre, pero tiene que ser el último paso en tu plan para cuidar la piel del sol y prevenir el envejecimiento, y por lo tanto formar parte de tu rutina de mañana 24/7. Si lo piensas, el bronceado dura semanas, pero las arrugas que aparecen, las manchas o la flacidez, toda una vida ¡a menos que las trates!.

 

peeling facial

¿QUÉ ES UN PEELING FACIAL Y QUÉ TIPOS DE PEELING EXISTEN?

De | TRATAMIENTOS FACIALES | No hay comentarios

Si hay un tratamiento facial capaz de regalarnos una piel nueva, ese es el peeling. Una piel más luminosa, lisa, unificada, sin marcas, regenerada…de estreno. Y lo mejor, de manera nada invasiva, porque deja fuera las agujas y la aparatología. Pero es que las ventajas van más allá: el peeling facial se puede y se debe hacer a la carta. Los hay más o menos suaves, con pelado y sin él, enfocados a cada problema… ¿cuál es el tuyo?

Qué es un peeling facial

Es, como su propio nombre indica, un pelado. Es decir, una descamación de las células muertas de la piel, que se consigue aplicando diferentes sustancias sobre ella para renovar sus capas y conseguir que nazca un cutis más bonito: con más luz, menos poros abiertos, más uniforme, con menos cicatrices de acné,  menos manchas…etc. El peeling consigue también reducir las arrugas, hidratar la piel y rejuvenecerla, normalizando la secreción de grasa.

Qué sustancias se aplican

Depende siempre del resultado que deseemos obtener. Normalmente se utilizan distintos alfahidroxiácidos, que pueden ir desde el glicólico al mandélico, salicílico, tricloroacético, fenol, pirúvico, retinol, etc. Los favoritos del Dr. Leo Cerrud son el salicílico y el mandélico, aunque como hemos dicho depende de la indicación, del problema, del estado de la piel, el estilo de vida y la edad.

 

Qué tipo de peeling existen

Existen tres tipos de peeling según su profundidad y capacidad de “agresión”:

  • Peeling superficial

Es el más suave, y actúa en las capas más externas. Hoy en día es el más utilizado porque “no pela” es decir, la piel no se descama y por lo tanto permite hacer una vida normal al instante. Resulta menos agresivo al actuar en la epidermis, y su ventaja es que aún así es capaz de estimular la dermis. Las sustancias más empleadas en el peeling superficial pueden ser el ácido salicílico, la vitamina C, el pirúvico, el glicólico, el kójico, etc. Son ácidos derivados de las frutas o alfahidroxiácidos (AHA´S), encargados de producir una reducción de la capa córnea, aumentar la capacidad de la epidermis para fijar el agua y el recambio epidérmico. Cuando el problema son las manchas en la cara o cloasma puede añadirse hidroquinona, porque las difumina.

¿Para quién son los peeling superficiales? Para quien tiene un cierto grado de fotoenvejecimiento, por ejemplo, problemas en la piel no excesivamente notables (falta de luz, pequeñas marcas de acné o manchitas, etc) o no desea permanecer “encerrado” en casa unos días con un cutis enrojecido y descamado.

Sesiones: 1 para un efecto flash, 4 para un tratamiento completo.

El Dr. Cerrud realiza un peeling de tipo superficial que aporta gran luminosidad a la piel, la revitaliza y unifica el tono, en su tratamiento Luminosity, combinado con vitaminas y mascarilla personalizada; en su protocolo Flash Face, ideal para aportar hidratación y jugosidad, seguido de la infiltración de ácido hialurónico a modo de mesoterapia hidratante; y en su propuesta exclusiva Absolutely Fawless, “el completo” que suma a este tratamiento facial una sesión de mesoterapia revitalizante y una fórmula magistral para tratar las manchas en la cara.

  • Peeling medio

Está a medio camino entre el superficial y el profundo, y su nivel de agresión es mediano. Consiste también en la aplicación de un ácido para renovar las capas superficiales y medias de la piel, permitiendo que se regenere de una manera más intensa que con los superficiales. Es perfecto para eliminar cicatrices del acné o de otro tipo, alisar la textura, reducir arrugas finas y medias, poros abiertos y regenerar el colágeno, mejorando la flacidez. Un ejemplo es el peeling químico TCA o ácido tricloroacético o bien el de fenol, ideales para solucionar estos problemas. Durante el tratamiento facial de peeling medio es normal sentir picor y calor, y también que la piel se enrojezca y se descame los días posteriores.

¿Para quién son los peeling medios? Para quienes tienen un grado de fotoenvejecimiento medio y pueden (o no les importa) permanecer unos días con la piel enrojecida y descamada.

Sesiones: 3-5, en función de cada caso.

  • Peeling profundo

Es el más agresivo, porque actúa en las capas más profundas de la piel, también es el más duradero y el de mejores efectos. Sin embargo, este tipo exige estar “fuera de cobertura” un tiempo, y no está indicado para todas las pieles. Las sustancias más utilizadas en este tratamiento facial son el fenol, el TCA, o el aceite de crotón, a unas cantidades altas. Es fantástico para controlar las manchas en la cara, alisar la piel y las arrugas y frenar la oxidación celular.

¿Para quién son los peelings profundos? Para personas con un grado de fotoenvejecimiento alto, de edad avanzada y con una calidad de piel notablemente deteriorada.

Sesiones: 1-2.

 

¿Cómo se realiza el peeling facial?

Si es químico y de tipo medio, profundo o superficial con altas concentraciones, siempre, siempre, en la consulta del médico estético. Antes se procede a la limpieza de la piel, y después se extiende la sustancia escogida durante un tiempo controlado al milímetro por el profesional. Después se retira y se aplica algún tipo de crema o mascarilla calmante. El peeling superficial y medio no requiere ningún tipo de anestesia.

 

Qué problemas estéticos soluciona

De entrada puede ser un tratamiento facial top para cualquier tipo de piel, adaptándolo a cada necesidad. En todas estimula la regeneración celular, fabrica nuevo colágeno, difumina arrugas, aporta luz e iguala el tono. Pero además, cuando el problema son las manchas faciales las suaviza, y lo mismo ocurre con las arruguitas o las marquitas del acné, normaliza la piel grasa, atenúa la flacidez y mejora la piel rugosa.

 

¿Tiene efectos secundarios el peeling químico?

Tras realizar uno de tipo medio, y aún más en el caso de profundo, la piel queda enrojecida, escuece, pica o incluso arde. Después, durante los primeros días el enrojecimiento va disminuyendo pero puede permanecer, y también la descamación. En el caso del superficial, en cambio, apenas hay un leve enrojecimiento después del tratamiento. Si hablamos de complicaciones, en realidad son escasas, y siempre que se sigan las recomendaciones del médico de forma estricta no suelen existir. Sí hay que evitar la exposición solar durante varias semanas, en función del tipo de peeling químico. En cualquier caso este tipo de tratamiento facial es eficaz y seguro.

Sesiones

Depende de la patología, la severidad de cada caso y las características de cada paciente, pero suelen realizarse 1 sesión semanal, quincenal o mensual. En el caso del de tipo superficial, el favorito del Dr. Cerrud, 1 antes de un evento para un efecto flash, y alrededor de 4 para un tratamiento completo, que puede hacerse 2 veces al año.

 

Cuidados en casa tras el peeling químico

Lo más importante es seguir las recomendaciones de tu médico estético, que se pueden resumir en:

  • Evitar tomar el sol de manera radical durante varias semanas, en función del tipo de peeling facial, y aplicar SPF 50+ a diario.
  • Seguir unos cuidados cosméticos que favorezcan la regeneración y la hidratación, y que calmen el posible enrojecimiento. Esto incluye una limpieza facial con productos suaves y el uso de sérums y cremas con activos humectantes y equilibrantes durante los primeros días. Cuando el médico lo recomiende, ya puede reanudarse la rutina cosmética antiedad.
  • La incorporación a la vida laboral después del procedimiento es inmediata si es de tipo superficial, y solo los más fuertes pueden producir costras que tardarán alrededor de una semana en caer, además de una descamación más o menos fuerte.

 

quitar flacidez sin cirugia

CÓMO COMBATIR LA FLACIDEZ SIN CIRUGÍA

De | TRATAMIENTOS CORPORALES, TRATAMIENTOS FACIALES, TRATAMIENTOS SIN CIRUGÍA | No hay comentarios

Ojalá dispusiéramos de una crema o pastillita milagrosa para eliminar la flacidez. Pero de momento no, no existe. A medida que pasan los años, la piel y los tejidos comienzan a perder tono y tensión: los volúmenes del rostro (mejillas, sobre todo) y del cuerpo (glúteos y pecho, ¿te suena?) se vacían y “caen”. ¿Estás buscando una solución para combatir la flacidez sin cirugía? ¿Sin agresiones, sin post operatorio y con seguridad y fiabilidad? El Dr. Leo Cerrud, experto en Medicina Estética, ha creado diversos protocolos que cumplen con todo ello, y ¡lo mejor! Con un resultado totalmente natural. Nadie te preguntará ¿Qué te has hecho?, pero sí te comentarán: ¡Qué bien estás! Al fin y al cabo, de eso se trata.

¿Qué es la flacidez?

Si te has fijado, cuando pellizcas la piel de un bebé y la sueltas, esta vuelve a su sitio y ni se altera. Pero…¿qué pasa cuando haces lo propio con una piel de más de 40 años, edad en la que comienzan a distenderse los tejidos? ¿Verdad que la densidad de la piel es mucho menor y a este le cuesta volver donde estaba? Esto ocurre porque con el paso del tiempo la flacidez se instala por culpa de las fibras de colágeno y elastina, que cada vez trabajan peor y se degradan. Esto hace que la dermis sea cada vez menos elástica, menos densa, y va  unido a una pérdida de grasa en zonas donde a nadie le gusta que se vaya (sí, las hay): mejillas, pecho o glúteos. Combatir la flacidez facial y corporal se ha convertido en uno de los grandes objetivos de la medicina estética, y por suerte cada vez contamos con técnicas más avanzadas.

Flacidez Facial: Cómo combatirla

Hasta hace unos años la única forma de devolverle al rostro la estructura que tenía cuando era joven y eliminar el descolgamiento pasaba por el lifting. Y ya sabemos que no siempre quedaba natural, ni mucho menos: peor calidad de piel, más fina, blanquecina, tirante, artificial, con cicatrices visibles… por no hablar de que el proceso pasaba por una intervención agresiva, costosa y con varias semanas de postoperatorio. Por suerte, hoy podemos hablar del efecto lifting sin bisturí: se trata de un conjunto de procedimientos de Medicina Estética mínimamente invasivos dirigidos a reafirmar los tejidos del rostro, cuello y escote de manera segura, temporal, y sin efectos secundarios. Infiltraciones de relleno, hilos tensores, plasma, etc.

¿En qué zonas puedo eliminar la flacidez en la cara?

En realidad, en todas, pero sobre todo la pérdida de tensión se nota en los pómulos, mejillas, sienes, párpados y óvalo facial, donde además de perder tensión en los tejidos, se nota que con los años también la dermis se afina, está menos flexible, con menos tersura.

¿De qué tratamientos disponemos para combatirla?

La Medicina Estética ofrece hoy tratamientos anti flacidez mínimamente invasivos, con resultados naturales, sustancias biocompatibles, mínimos efectos secundarios y sin post operatorio. La mayoría de ellos son lunch time, es decir, se pueden hacer a la hora de comer, o al salir del trabajo, y volver a la rutina casi “como si nada”. Otra buena noticia: no duelen; es verdad que pueden resultar algo molestos en función de la sensibilidad de cada persona, pero esas molestias son siempre soportables.

• The Filler Experiencie: Ácido Hialurónico/Hidroxiapatita Cálcica

The Filler Experience es un protocolo creado por el Dr. Cerrud que parte de la infiltración, o bien a base de Ácido Hialurónico, o bien a base de Hidroxiapatita Cálcica. El primero reposiciona los rasgos, los devuelve a su sitio, y aporta el volumen necesario para ello allí donde se aplica. La Hidroxiapatita Cálcica también es un relleno que se aplica mediante inyección para combatir la flacidez facial, pero además tiene la capacidad de estimular las fibras de colágeno, lo que consigue que los tejidos se tensen; es decir, hace un trabajo doble. Las infiltraciones pueden aplicarse en pómulos, mejillas, sienes, surco nasogeniano, líneas de marionetas, en arrugas marcadas o en la mandíbula, para redefinir el óvalo. Los resultados duran entre 6 y 10 meses aproximadamente, según cada piel y cada paciente; la hidroxiapatita dura algo más, entre 8 y 12 meses. La técnica es prácticamente indolora (como mucho puede generar alguna pequeña molestia) se lleva a cabo en una sola sesión, y otra de revisión para valorar el resultado.

• Minilift: hilos tensores

Los hilos o suturas se utilizan en Medicina Estética hace años, y son un tratamiento mínimamente invasivo que previene la pérdida de tensión facial y corporal. Para muchos, es una buena alternativa al lifting quirúrgico, porque consigue tensar las facciones sin rellenar, y con mucha naturalidad. Pueden ser de Polidioxanona (PDO) o estar hechos a base de conos, como ocurre con los hilos de Ácido Poliláctico. Todos ellos consiguen un doble efecto reafirmante: por un lado, por la propia tensión que produce el hilo al infiltrarse, y por otro, por el colágeno que consigue crear alrededor, compactando los tejidos. Al igual que las infiltraciones, esta técnica para reducir la flacidez es ambulatoria y no necesita postoperatorio. Tampoco deja incisiones ni cicatrices, al no necesitar bisturí. Se aplican en una sesión más otra de revisión, y sus resultados duran entre 12 y 18 meses.

• Plexer: Electroplasma de efecto blefaroplastia

Si hay una zona que acuse el envejecimiento, esa es el contorno de los ojos: arrugas, flacidez, pérdida de densidad… Si crees que la blefaroplastia quirúrgica no es lo que necesitas, quizá tu tratamiento sea el electroplasma. ¿Has oído hablar de esta técnica novedosa para acabar con la flacidez de los párpados? Se llama también plasmaterapia, consigue retensarlos y eliminar el aspecto de fatiga de la mirada, acabando también con las arrugas de las patas de gallo. Es un dispositivo que utiliza el plasma de la materia, es decir, la ionización de gases del aire para obtener una especie de rayo capaz de crear una quemadura superficial y controlada. Incide en puntos concretos sin dañar los tejidos circundantes, así que la recuperación es más rápida, en torno a una semana. Durante esos días suelen quedar pequeñas costras que desaparecen por completo. Basta una sola sesión, o dos en algunos casos, y los resultados pueden durar entre 5 y 10 años, según cada caso.

• Redensse Cuello y Escote: Hilos, bioestimulación y Ácido Hialurónico

Una cara puede estar perfecta, que si va acompañada de un cuello y/o un escote arrugados, secos y con manchitas…no vale de nada. Y es que esta es una de las zonas donde la piel es más fina y se nota más la pérdida de densidad y las arrugas por culpa del envejecimiento. El tratamiento Redensse consigue mayor densidad, una piel con menos flacidez y más bonita y jugosa. Para ello combina hilos tensores, bioestimulación a base de vitaminas, minerales, oligoelementos, Ácido Hialurónico de baja densidad (para hidratar) y péptidos. En cuanto a la duración, cada protocolo tiene la suya: una única para los hilos (aunque como cualquier tratamiento, necesitará otro para revisión), el hialurónico y el peeling; y de 1 a 4 para las vitaminas en cuello y escote.

Flacidez Corporal: Silueta firme

Hay que reconocer que la flacidez en los brazos, abdomen o piernas es difícil de tratar, y hasta la fecha, nos eternizábamos con infinitas sesiones que no siempre daban el resultado esperado; y eso por no hablar del paciente, ¿cuántas veces abandona el tratamiento antes de tiempo decepcionado?

• Hilos tensores corporales

Una buena solución hoy en día son los hilos tensores en el cuerpo: combaten la flacidez de brazos, glúteos, abdomen y rodillas en una sola sesión. Es cierto que el área es mayor, y por eso cualquier tratamiento se resiste más, pero los hilos de polidioxanona o ácido poliláctico aplicados bajo la piel, con una aguja fina, consiguen resultados interesantes durante alrededor de un año. No hablamos de una reafirmación total, sino leve o moderada, que aumenta a partir de 21 días, justo el tiempo que se tarda en generar nuevo colágeno.