Category

CONSEJOS

manchas en la piel cuidados y tratamiento

MANCHAS EN LA PIEL: CÓMO TRATARLAS

De | CONSEJOS, TRATAMIENTOS FACIALES | No hay comentarios

Saltan a la vista, y sobre todo después del verano y la exposición solar. Las manchas en la piel son, junto a las arrugas y la flacidez, lo que más delata el paso del tiempo. El Dr. Cerrud te cuenta cómo prevenirlas y tratarlas para recuperar la homogeneidad y el buen tono.

¿Por qué aparecen las manchas en la piel?

Las manchas de la cara pueden se producen por un exceso de melanina que se acumula de forma “descontrolada” en algunas zonas. Por suerte, en la mayoría de los casos solo son un problema estético, aunque algunas sí deben vigilarse para asegurarse que no degeneran en algún tipo de cáncer cutáneo. Las pigmentaciones pueden ser de diferentes tonos (blanco, rojizo o marrón) y estar causadas por diferentes factores. Está sobre todo la exposición solar, lo que unida al envejecimiento biológico, a la edad en sí, supone un cóctel explosivo, están los factores hormonales (el embarazo y la menopausia son claves), algunos medicamentos, etc.

 

Tipos de manchas en la piel

Pecas: Son pequeñas acumulaciones de pigmento que aparecen sobre todo en cara, escote y brazos, en pieles muy blancas y habitualmente en personas pelirrojas. No suponen ningún problema de salud.

Lunares: Acumulaciones de melanocitos que sí deben ser controlados periódicamente, pues aunque la mayoría no suponen ningún riesgo, algunos tipos sí podrían degenerar en un melanoma.

Léntigos: Son manchas marrones, más oscuras que las pecas, y aparecen en cualquier zona corporal, no necesariamente por el sol. Los léntigos solares, en cambio, sí se originan por la radiación UV, y salen por tanto en cara, brazos y manos, es decir, las zonas donde más sol se recibe.

Melasma: Este tipo de manchas en la piel de color marrón claro suele ser un problema estético femenino que además, se agrava en el embarazo o la menopausia. Irrumpen en frente y mejillas, sobre todo.

 

¿Dónde aparecen?

Aunque dependen del tipo, en general las manchas en la piel suelen empezar en la cara y seguir por el escote, brazos y manos, sobre todo. En general, en las zonas más foto-expuestas, sobre todo si no tenemos el cuidado necesario con la protección solar durante todo el año. Curiosamente solemos ocuparnos de la cara, pero a menudo nos olvidamos del cuello y el escote, y no digamos del dorso de las manos.

 

¿Cómo puedo prevenir las manchas?

  1. Protección solar y más protección solar. Es el primer paso para evitar las manchas en la piel por el sol, los llamados léntigos solares, resguardando la dermis de la radiación ultravioleta gracias a protectores con FPS 50 que deben aplicarse todos (¡ojo, todos!) los días del año, y en los meses más cálidos reaplicarse cada dos horas (o después de cada chapuzón, o si hacemos deporte, justo al terminar, pues el sudor multiplica los riesgos de la luz solar).
  2. Extrema precauciones en el embarazo. Es una época de revolución hormonal, y el clásico “paño de embarazada” o melasma (manchas en la zona de las mejillas y la frente), que afecta hasta al 70% de las gestantes, es difícil de erradicar después. Si estás esperando un bebé, aplica más protección solar que nunca.
  3. Cuidado con algunos medicamentos. Aunque parezca increíble algunas medicinas pueden producirnos manchas en la cara. ¿Cuántas veces no nos leemos el prospecto entero? Muchos de ellos alertan de que pueden producir fotosensibilidad, y eso puede acabar en pigmentaciones. Los “peores”, los de libro, son los anticonceptivos; y también algunos antiinflamatorios, antibióticos, medicamentos contra el acné, circulatorios o diuréticos.
  4. Relájate con los activos cosméticos. Lo habrás escuchado: la vitamina C en verano produce manchas oscuras en el rostro. Esto, al parecer, es una creencia popular. Según diferentes estudios, la vitamina C en sí no es incompatible con el sol. Lo que pasa es que hay muchas cremas que la contienen y utilizan un pH ácido para que pueda permanecer estable (en torno al 3,5), y eso ejerce un efecto exfoliante en la piel, lo que a su vez lleva a que puedas notarla reactiva y no sea recomendable si te expones al sol.

 

Quitar las manchas de la piel, ¿es posible?

Según de qué tipo estemos hablando y de su intensidad. Es cierto que las pigmentaciones cutáneas son bastante difíciles de erradicar una vez que se instalan, por eso la fuerza hay que hacerla con la prevención. Sin embargo, es posible eliminar las manchas en la piel por el sol, la ingesta de medicamentos, etc, aunque algo más difícil cuando son de tipo hormonal. Una vez que aparecen, hay que plantarles cara de dos formas: mediante tratamientos adecuados de Medicina Estética y con la cosmética recomendada por el médico especialista más oportuna.

 

Tratamientos para quitar las manchas en la piel

Peeling: La exfoliación química de la capa más superficial de la piel consigue renovarla, y con ello mejorar las hiperpigmentaciones. El peeling es un tratamiento top para las manchas en la piel, y puede hacerse de forma personalizada según cada necesidad, tanto en intensidad (superficial, medio o profundo) como en activos: habitualmente se utilizan alfa hidroxiácidos, retinol, vitamina C, pirúvico. En la consulta del Dr. Leo Cerrud, el protocolo por excelencia anti-manchas es Absolutely Flawless, el más completo: combina el peeling de tipo superficial con una sesión de mesoterapia revitalizante y una fórmula magistral para tratar las manchas, a base de activos como hidroquinona, entre otros, y en concentraciones que solo un médico puede prescribir. El peeling puede hacerse tanto en el rostro como en el cuello, el escote y las manos, cuyas pigmentaciones también pueden mejorar mucho.

Cosmética en casa: No existe ningún tratamientos cosmético de venta directa que sea realmente efectivo para eliminar las manchas de la piel del rostro. Puede ser de gran ayuda, pero no las conseguirá hacer desaparecer. Para ello debe ser el profesional, siempre médico, quien prescriba una fórmula magistral, cuyos activos pueden formularse en mayor cantidad. Por ejemplo, la cantidad de hidroquinona que lleva una crema de venta sin receta es muy baja. Suele tener uno o más alfahidroxiácidos con probado efecto despigmentante, pero no le funciona de la misma forma a todo el mundo, ni es para cualquier persona.

 

 

 

evitar y tratar el acne

CÓMO EVITAR Y TRATAR EL ACNÉ: CUIDADOS ESPECÍFICOS

De | CONSEJOS, TRATAMIENTOS FACIALES | No hay comentarios

 

Granitos, espinillas, puntos negros…. es uno de los problemas más comunes a cualquier edad. La solución pasa por algo más que por tratamientos cutáneos puntuales y requiere alta dosis de constancia, por eso el Dr. Cerrud te aporta los mejores consejos para tratar el acné desde todos los ámbitos.

Qué es el acné

Es la afección cutánea más común, y se caracteriza por diferentes tipos de “granitos”: puntos negros (comedones), espinillas blancas, los clásicos granos o barros y pápulas rojas e inflamadas. El acné en la cara es el más común, pero a veces puede aparecer también en el cuello, hombros y espalda. Suele hacer acto de presencia en la adolescencia, pero muchas veces se prolonga en la juventud o incluso vuelve a aparecer años después en la edad adulta.

 

Causas del acné

Antes de tratar el acné hay que conocer sus causas: en general, los granitos aparecen cuando los poros de la superficie se obstruyen, sea por la cantidad de sebo que segrega la propia piel o por sustancias que aplicamos encima. Lo más común es que el acné en la cara aparezca por la mezcla entre los aceites naturales y las células muertas acumuladas en la capa superficial. Pero los brotes se pueden producir por más motivos, desde cambios hormonales (los más difíciles de combatir), el mal uso de las cremas, algunos medicamentos, el sudor, la humedad, o la dieta.

Cuando hablamos de acné adulto, suele tener relación con las hormonas y el estrés, y tratar el acné resulta en este caso más difícil…pero ojo, no imposible.

 

Tratar el acné con medicina estética

Será tu médico especialista de la piel y la estética quien mejor te recomiende qué protocolos seguir para evitar y tratar el acné, en función del tipo, el estado y la intensidad. En cualquier caso, estos son los que a priori mejor combatirán el problema, y que puedes encontrar en la consulta del Dr. Cerrud:

Peelings: El peeling medico de tipo superficial a base de alfahidroxiácidos como el salicílico es perfecto también para renovar el cutis de una forma nada invasiva, simplemente aplicando un preparado sobre el rostro y dejándolo actuar unos minutos en consulta. A la vez que trata el acné de la cara, el peeling o pelado mejora las marcas o manchitas, estimula el colágeno y alisa el tono, a la vez que aumenta la hidratación. Desde 1 sesión, según necesidades.

Absolutely Flawless: El tratamiento anti-acné y anti-manchas por excelencia, el más completo: combina peeling personalizado con mesoterapia revitalizante (vitaminas, oligoelementos, minerales) y mascarilla, mediante una fórmula totalmente a medida. Desde 1 sesión.

Dermapen: Una especie de “bolígrafo” con finísimas agujas que penetran a nivel dermis produciendo micro-heridas capaces de regenerar la piel, eliminar marquitas del acné y formar nuevo colágeno. Es un tratamiento rápido, eficaz y totalmente seguro. 1-3 sesiones.

 

Cómo tratar el acné con cosmética

Combatir el acné pasa siempre por un primer paso de higiene máxima: de poco sirve utilizar los mejores productos si toqueteamos los granitos con las manos sucias, o no seguimos una buena rutina de limpieza. Comienza con un jabón suave limpiador, que no sea astringente para que no cause sequedad ni produzca un efecto rebote. Si lo necesitas pueden ayudarte los limpiadores que incluyen ácido salicílico o benzoyl. Hazlo mañana y noche, y prosigue con una hidratante específica, con la textura más adecuada. ¿Las indicadas para tratar el acné de la cara? Los geles, fluidos, sérum o cremas ligeras.

Es importante que tires de un exfoliante una o dos veces por semana para mantener la afección a raya: humedece el rostro, realiza movimientos suaves circulares evitando el contorno de los ojos y los labios y aclara. ¿Mascarillas? Las purificantes pueden irte bien, pero sin abusar, por ejemplo las de arcillas. ¿Las de carbón activo, que están tan de moda? Depende: algunas son demasiado astringentes y pueden incluso al eliminarlas llevarse parte de la epidermis, así que fíjate tanto en los ingredientes como en la forma de aplicación y el tiempo de exposición. En cualquier caso, siempre es aconsejable que sea un médico profesional quien te asesore sobre la mejor forma de tratar el acné en casa.

 

Dieta para el acné

Para evitar y tratar el acné, la base parte de la lógica: comer sano. Es decir, una buena dosis de verdura, fruta, proteínas de calidad (pollo, pescado, huevos, pavo) y cereales preferentemente de grano entero. ¿El chocolate, al que tanto se ha demonizado? No existen estudios que determinen que es perjudicial, aunque sí lo es la grasa saturada que contiene cualquiera que no sea negro, así que te recomendamos el cacao puro, que además, es altamente antioxidante. Respeto a los lácteos, aquí hay algunos estudios que sí relacionan el exceso de consumo con la aparición de esta afección, así que tómalos con moderación (y por el mismo sentido común que mencionábamos, evita la nata o la mantequilla). También la bollería y la comida procesada debería estar bajo control, porque disparan el índice glucémico, y esto puede empeorarlo; Puntualizamos: no porque incrementen directamente la grasa generada por el cutis, pero sí porque pueden aumentar la inflamación del mismo.

 

Lo que jamás debo hacer…

 

Manipular los granitos.

Dejar el pelo suelto y sin lavar: es fundamental también la higiene capilar.

Utilizar cremas con base de aceite.

Prescindir de hidratantes por pensar que empeorarán el problema: la piel necesita agua.

Dar rienda suelta al estrés, porque dispara la cortisona, y esta “revoluciona” el cutis.

Dormir poco, porque a su vez, produce un estrés del organismo y también del cutis.

Excederte con las grasas saturadas.

Ser caótico en tus hábitos: La constancia es la mejor arma a la hora de seguir un tratamiento para el acné en la cara; es decir, una rutina cosmética en la que nunca falte la higiene, la hidratación adecuada y los activos que el especialista médico te recomiende.

 

dieta saludable

CONSEJOS PARA SEGUIR UNA DIETA SALUDABLE

De | CONSEJOS, NUTRICIÓN | No hay comentarios

Adelgazar a todo costa ha pasado a la historia. Queremos estar fit, sí, pero no a cualquier precio. Hoy, en plena era wellness, en la de los alimentos orgánicos, sin aditivos y poco procesados, seguir una dieta saludable es el punto de partida para conseguir el cuerpo ideal sin perder un ápice de energía. El Dr. Leo Cerrud te cuenta cómo llevarla a cabo de una manera progresiva y coherente.

 

Dieta saludable para bajar de peso: así, sí

Lo primero es tiempo, hace falta tiempo. Si pretendes bajar unos kilos, las prisas no son buenas consejeras. Planea empezar meses antes de la operación bikini, o del momento que hayas escogido para ponerte a punto. Así no llegarán los agobios, las restricciones radicales y la consecuente frustración.

Lo siguiente es que consultes a un experto en nutrición, que te haga un estudio de bioimpedancia y determine qué tipo de plan es el que necesitas en función de tu constitución, tu peso y objetivos y tu estilo de vida.

Ve poco a poco, pero concienciado/a. Elegir la progresión es la única manera de dar pasos en firme a la hora de hacer una dieta saludable y equilibrada. Más vale ir bajando de talla más lentamente pero de forma segura, que de golpe y recuperarlo, porque entraríamos en el temido efecto rebote.

 

Alimentos para una dieta saludable

Esos que más te apetecen, probablemente sean aquellos que más te cueste dejar. Pero si adquieres el compromiso de seguir una dieta saludable para bajar de peso, en tu mente se grabará el término “reducción”: en la talla, en la cantidad de alimentos a los que llamamos “prohibidos”. Toma nota:

Azúcar: Hablamos del blanco, del añadido, y no del que contienen los alimentos (como la fruta, o los hidratos de carbono), que también habrá que vigilar, pero no reducir al mínimo. En una dieta mediterránea saludable, por ejemplo, el azúcar blanco no está en primera fila, y el postre del día a día suele basarse en fruta. ¿Recuerdas cómo comíamos hace 20 años? Pues parecido, pero limitando ese exceso de glucosa al que sí nos abandonábamos los fines de semana y fiestas de guardar: en función del tipo de régimen que sigas, podrás tomarlo ocasionalmente a temporadas.

Hidratos de carbono: Ojo, en general deben ser complejos, es decir, pasta, arroz y pan integral (la patata, menos), y tomarse en el desayuno e ir aligerando durante el día. Si optas por las tostadas en el desayuno, mejor de trigo completo, espelta o centeno.

Grasas, las buenas. A estas alturas ya es una obviedad, pero en los alimentos para una dieta saludable entran el aguacate, el aceite de oliva, el pescado azul y los frutos secos en mayor o menor medida, es decir, las grasas buenas. En cambio las malas, las procesadas, hay que dejarlas fuera.

 

Qué no hay que hacer

Nunca, nunca, hay que empezar sin tener un objetivo claro de cuántos kilos queremos perder, cómo queremos encontrarnos, cuánto tiempo nos marcamos y sobre todo, si estamos en “modo on” con el plan. Una dieta saludable y equilibrada jamás incluirá excesos con los dulces, ni siquiera con azúcares “de los sanos” (complejos) por la noche: así que ojo a los plátanos, el melón, el mango o las chirimoyas, porque son frutas, pero contienen una buena cantidad de ellos.

Tampoco se aceptan los alimentos procesados y las salsas elaboradas, porque contienen muchísima sal, que nos hace retener líquidos, y grasas que no son buenas y que además de engordar, aumentan la probabilidad de tener colesterol, entre otras patologías. ¿Alcohol? En algunas dietas está permitido esporádicamente, y no todos: el vino encabeza la lista de los “posibles”. Y cuidado con los refrescos, porque hinchan y podrían contener azúcares que ni sabíamos que tenían.

 

Dieta mediterránea saludable: consejos

Es aquella que es fiel a la original, antes de que llegaran las cadenas de comida rápida, la bollería industrial y los platos procesados. Mucha verdura, pescado, pollo, huevos, y menos carne de ternera, cordero o cerdo. Para los aliños, aceite de oliva virgen extra, y de postre, fruta. En realidad es la base de una dieta saludable y equilibrada autóctona, que huye de grasas saturadas y bebidas con gas más allá de la cerveza (en este caso, de manera esporádica), y que a la hora de bajar de talla supone cambiar los lácteos con grasa por los desnatados, y elegir las frutas ricas en agua y con menos azúcar: sandía, pomelo, kiwi y cítricos en general. Un consejo en una dieta mediterránea saludable: lo ideal es que elijas en el súper los productos de temporada.

 

Dieta proteica: cómo hacerla bien

Consumir proteínas de calidad como punto de partida para bajar de número en la báscula es una estupenda idea, pero es importante hacerlo bien o de lo contrario podría haber problemas renales o de salud, en general. El cuerpo, con la dieta proteica, entra en cetosis, pero debe hacerlo siguiendo unas pautas elaboradas por el experto en nutrición. Así que… ¡no la hagas por tu cuenta! Será una dieta saludable si capta las proteínas del pescado, el pavo, el pollo, los huevos y los lácteos desnatados, y moderada en frutos secos y legumbres.

 

Deporte en una dieta saludable

Sin él sentimos decirte que tu operación puesta a punto es un fracaso. Elige el que te guste, pero que sea aeróbico: correr, caminar rápido, hacer bicicleta, bailar, etc. Si dispones de tiempo bastarán 15 minutos al día, pero si no es el caso, ve reduciendo días y aumentando el tiempo hasta hacer ejercicio un mínimo de tres veces por semana durante aproximadamente una hora.

 

Además de estos consejos para seguir una dieta saludable, puedes acudir a la ayuda de profesionales y seguir tratamientos para perder peso si es que es tu objetivo, y además para llevar una alimentación equilibrada, que también es muy importante para la salud y el organismo.