Category

NUTRICIÓN

dieta detox

DIETA DEPURATIVA: ¿EXISTE?

De | NUTRICIÓN | No hay comentarios

Si hablamos de adelgazar o perder peso, una de las búsquedas más registradas en google es dieta depurativa o alimentos depurativos. La fiebre por el détox es imparable, pero ¿realmente existe la dieta détox?

 

QUÉ ES EL DETOX Y PARA QUÉ SIRVE?

Si realmente necesitáramos desintoxicarnos, los seres humanos no estaríamos vivos. ¿Se te ha ocurrido pensarlo? Somos máquinas perfectas, y si los órganos trabajan bien, no hace falta seguir una dieta depurativa para librarnos de nada tóxico. Como explica el Dr. Leo Cerrud, nuestro cuerpo ya tiene de por sí los mecanismos suficientes para eliminar las toxinas, y las células cuentan con la cantidad que necesitan de minerales como el sodio o el potasio. Es decir, el organismo ya se libera de lo que le sobra, no necesita de dieta depurativa ni productos détox. Así que el détox sí existe, pero lo hace el cuerpo solito. Además, la expresión “eliminar toxinas” no tiene sentido: cada sustancia tiene un mecanismo diferente para alimentarse, y no hay zumos détox, batidos détox ni productos détox capaces de actuar de forma selectiva en una sustancia tóxica.

 

¿CÓMO DETOXIFICAR EL CUERPO?

Ya lo hemos dicho: el cuerpo lo hace sin colaboración externa. Otra cosa es que sigas una dieta sana y elimines los ingredientes que son perjudiciales para tu salud o que engorden o te hinchen, pero ojo: que esos sean los motivos. En ese sentido, aunque la dieta depurativa no existe, sí conviene tomar alimentos naturales, no procesados, ricos en agua y bajos en grasas y azúcares, tales como las frutas y verduras (mucho más nutritivas si son de temporada), y dejar a un lado la comida basura, los precocinados, la bollería industrial y los hidratos de carbono simples.

 

¿CUÁL ES LA DIETA DETOX IDEAL?

Partiendo de dieta détox como aquella que ayuda a aligerar el organismo, a nutrirlo y a no obligarlo a hacer un esfuerzo extra para funcionar correctamente, sería aquella que incluyera por ejemplo un primer plato de verdura con aceite de oliva virgen extra y poca sal (puedes añadir limón y especias), un segundo plato a base de proteínas, sin las cuales cuerpo y mente no pueden funcionar, como el pescado, la carne blanca, los huevos y las legumbres, y una fruta de postre (de noche, con cuidado por el azúcar que contiene).

 

 ZUMOS DETOX

En una dieta depurativa ligera y sin grasas ni azúcares, los zumos détox no tienen sentido. Primero porque como hemos dicho, el cuerpo se detoxifica solo, y segundo porque nutricionalmente pierden la fibra del alimento y en cambio suelen tener azúcar de más, sobre todo si están hechos a base de fruta. Piénsalo: ¿te sacias igual comiéndote dos naranjas que tomando un zumo hecho con dos? Claramente no. Quien esté buscando el perfecto zumo détox, que elija al menos verduras en lugar de frutas y aderece con zumo de limón: apio, puerro, cebolla, etc.

 

BATIDOS DETOX

Si muchos de los zumos détox son contraproducentes por su exceso de azúcar, con los llamados batidos détox ocurre parecido o peor. A menudo se hacen con leches vegetales que incorporan azúcar, como algunas de las de almendras, avena, soja, coco o arroz. Además, suelen hacerse con fruta (que contiene fructosa de forma natural) y a veces azúcar, o en el mejor de los casos, dátiles u otros frutos que contienen esa glucosa. Así que si estás pensando en un plan depurativo, olvídate de los batidos détox.

 

CENAS DETOX

La de veces que hemos escuchado eso de “yo para cenar me tomo una fruta y ya”, o “solo me como una piña y me acuesto”. ¡Error! Ya hemos hablado de la cantidad de azúcar que contiene la fruta (y algunas, más que otras, como el plátano, la chirimolla o el melón), y si lo tomamos cuando no vamos a quemarlo después (como sucede después de cenar), se puede transformar en grasa. Si hablamos de comernos una piña, el panorama no es menos desolador: 63,35 gramos de media en cada unidad, obviando que el hambre puede aparecer poco después. Una perfecta cena détox, o mejor dicho, aquella que nos facilitará no engordar y sentirnos ligeros puede incluir proteína sana, como pueda ser un filete de pollo, un huevo o algún pescado, o bien un par de yogures desnatados y edulcorados. Y ojo con las ensaladas: cada vez hay más opiniones acerca de que puede acarrear retención de líquidos y por tanto ganar peso. Además, solemos ponerles más aceite (o salsas preparadas, aún peor) del que conviene, quesos, frutos secos (sanísimos pero calóricos) y frutas frescas o pasas (también altos en azúcar).

 

¿QUÉ ALIMENTOS AYUDAN A DETOXIFICAR EL CUERPO?

Como dieta depurativa te proponemos escoger aquellos alimentos que no produzcan hinchazón, además de los sugeridos para estar sano y no engordar: Beber mucha agua y huir de los refrescos con gas, el abuso de cerveza, intenta evitar el estreñimiento y si notas un exceso de gases, quizá deberías vigilar si tu microbiota está alterada y tomar probióticos, o estudiar la opción de que puedas tener alguna intolerancia alimentaria. En cualquier caso, si no sabes si seguir una dieta détox, proteica o hipocalórica, consulta con el Dr. Cerrud: él es experto en nutrición y en pérdida de peso, así como en tratamientos de medicina estética que pueden ayudarte a conseguir tu peso ideal.

 

dieta saludable

CONSEJOS PARA SEGUIR UNA DIETA SALUDABLE

De | CONSEJOS, NUTRICIÓN | No hay comentarios

Adelgazar a todo costa ha pasado a la historia. Queremos estar fit, sí, pero no a cualquier precio. Hoy, en plena era wellness, en la de los alimentos orgánicos, sin aditivos y poco procesados, seguir una dieta saludable es el punto de partida para conseguir el cuerpo ideal sin perder un ápice de energía. El Dr. Leo Cerrud te cuenta cómo llevarla a cabo de una manera progresiva y coherente.

 

Dieta saludable para bajar de peso: así, sí

Lo primero es tiempo, hace falta tiempo. Si pretendes bajar unos kilos, las prisas no son buenas consejeras. Planea empezar meses antes de la operación bikini, o del momento que hayas escogido para ponerte a punto. Así no llegarán los agobios, las restricciones radicales y la consecuente frustración.

Lo siguiente es que consultes a un experto en nutrición, que te haga un estudio de bioimpedancia y determine qué tipo de plan es el que necesitas en función de tu constitución, tu peso y objetivos y tu estilo de vida.

Ve poco a poco, pero concienciado/a. Elegir la progresión es la única manera de dar pasos en firme a la hora de hacer una dieta saludable y equilibrada. Más vale ir bajando de talla más lentamente pero de forma segura, que de golpe y recuperarlo, porque entraríamos en el temido efecto rebote.

 

Alimentos para una dieta saludable

Esos que más te apetecen, probablemente sean aquellos que más te cueste dejar. Pero si adquieres el compromiso de seguir una dieta saludable para bajar de peso, en tu mente se grabará el término “reducción”: en la talla, en la cantidad de alimentos a los que llamamos “prohibidos”. Toma nota:

Azúcar: Hablamos del blanco, del añadido, y no del que contienen los alimentos (como la fruta, o los hidratos de carbono), que también habrá que vigilar, pero no reducir al mínimo. En una dieta mediterránea saludable, por ejemplo, el azúcar blanco no está en primera fila, y el postre del día a día suele basarse en fruta. ¿Recuerdas cómo comíamos hace 20 años? Pues parecido, pero limitando ese exceso de glucosa al que sí nos abandonábamos los fines de semana y fiestas de guardar: en función del tipo de régimen que sigas, podrás tomarlo ocasionalmente a temporadas.

Hidratos de carbono: Ojo, en general deben ser complejos, es decir, pasta, arroz y pan integral (la patata, menos), y tomarse en el desayuno e ir aligerando durante el día. Si optas por las tostadas en el desayuno, mejor de trigo completo, espelta o centeno.

Grasas, las buenas. A estas alturas ya es una obviedad, pero en los alimentos para una dieta saludable entran el aguacate, el aceite de oliva, el pescado azul y los frutos secos en mayor o menor medida, es decir, las grasas buenas. En cambio las malas, las procesadas, hay que dejarlas fuera.

 

Qué no hay que hacer

Nunca, nunca, hay que empezar sin tener un objetivo claro de cuántos kilos queremos perder, cómo queremos encontrarnos, cuánto tiempo nos marcamos y sobre todo, si estamos en “modo on” con el plan. Una dieta saludable y equilibrada jamás incluirá excesos con los dulces, ni siquiera con azúcares “de los sanos” (complejos) por la noche: así que ojo a los plátanos, el melón, el mango o las chirimoyas, porque son frutas, pero contienen una buena cantidad de ellos.

Tampoco se aceptan los alimentos procesados y las salsas elaboradas, porque contienen muchísima sal, que nos hace retener líquidos, y grasas que no son buenas y que además de engordar, aumentan la probabilidad de tener colesterol, entre otras patologías. ¿Alcohol? En algunas dietas está permitido esporádicamente, y no todos: el vino encabeza la lista de los “posibles”. Y cuidado con los refrescos, porque hinchan y podrían contener azúcares que ni sabíamos que tenían.

 

Dieta mediterránea saludable: consejos

Es aquella que es fiel a la original, antes de que llegaran las cadenas de comida rápida, la bollería industrial y los platos procesados. Mucha verdura, pescado, pollo, huevos, y menos carne de ternera, cordero o cerdo. Para los aliños, aceite de oliva virgen extra, y de postre, fruta. En realidad es la base de una dieta saludable y equilibrada autóctona, que huye de grasas saturadas y bebidas con gas más allá de la cerveza (en este caso, de manera esporádica), y que a la hora de bajar de talla supone cambiar los lácteos con grasa por los desnatados, y elegir las frutas ricas en agua y con menos azúcar: sandía, pomelo, kiwi y cítricos en general. Un consejo en una dieta mediterránea saludable: lo ideal es que elijas en el súper los productos de temporada.

 

Dieta proteica: cómo hacerla bien

Consumir proteínas de calidad como punto de partida para bajar de número en la báscula es una estupenda idea, pero es importante hacerlo bien o de lo contrario podría haber problemas renales o de salud, en general. El cuerpo, con la dieta proteica, entra en cetosis, pero debe hacerlo siguiendo unas pautas elaboradas por el experto en nutrición. Así que… ¡no la hagas por tu cuenta! Será una dieta saludable si capta las proteínas del pescado, el pavo, el pollo, los huevos y los lácteos desnatados, y moderada en frutos secos y legumbres.

 

Deporte en una dieta saludable

Sin él sentimos decirte que tu operación puesta a punto es un fracaso. Elige el que te guste, pero que sea aeróbico: correr, caminar rápido, hacer bicicleta, bailar, etc. Si dispones de tiempo bastarán 15 minutos al día, pero si no es el caso, ve reduciendo días y aumentando el tiempo hasta hacer ejercicio un mínimo de tres veces por semana durante aproximadamente una hora.

 

Además de estos consejos para seguir una dieta saludable, puedes acudir a la ayuda de profesionales y seguir tratamientos para perder peso si es que es tu objetivo, y además para llevar una alimentación equilibrada, que también es muy importante para la salud y el organismo.

 

 

 

Abrir chat
Hola, ¿En qué te puedo ayudar?
Powered by